Back to Top

miércoles, 15 de noviembre de 2017

El "safari de selfies" que está perjudicando la vida salvaje en la Amazonia



La posibilidad de una autoestima con animales exóticos está alimentando un boom turístico en la Amazonía, pero con un costo perturbador. Puerto Alegría, una ciudad con sólo 600 familias, se encuentra en un lugar soleado en la Amazonia llamado Tres Fronteras, donde Perú, Colombia y Brasil se encuentran. Todos los días, cientos de turistas, principalmente del lado colombiano del río, llegan en barco y claman para sostener y tomar fotos con diversos animales salvajes cautivos de varias especies diferentes.

El movimiento es una bendición económica para Puerto Alegría. El turismo de vida silvestre es un gran negocio, representando probablemente entre el 20% y el 40% del valor anual de la industria turística global de 1,5 billones de dólares, según la Organización Mundial del Turismo. Sin embargo, los grupos de conservación y bienestar de los animales concuerdan que, cuando una actividad envolviendo la vida silvestre cruza la línea de la observación para la interacción, es malo para los animales.


Lo que está ocurriendo en Puerto Alegría es emblemático de una realidad mayor. En las ciudades portuarias de toda la región, las personas locales toman animales salvajes del bosque, manteniéndolos en jaulas y llevando a turistas a fotografiar y sostener a cambio de propinas. Una investigación de National Geographic revela el sufrimiento animal generalizado en la Amazonia, alimentado por un "safari de selfies".

"Mientras los animales se pasan entre la multitud, los obturadores de las cámaras hacen clic, y los bastones de selfie se quedan en todos los ángulos. Una mujer sostiene un caimán joven, boquiabierta, al lado de la cabeza de su niño. Una adolescente conversa mientras ella envuelve una sucuri alrededor del torso, preparándose para un selfie ", describe Natasha Daly en un artículo de National Geographic.



En septiembre de 2016, investigadores de World Animal Protection, una organización sin fines de lucro con sede en el Reino Unido, iniciaron una investigación de 6 meses sobre las operaciones de turismo animal en Puerto Alegría y Manaus. Los descubrimientos fueron documentados en un informe y también en un artículo publicado por el diario Nature Conservation.

En ambos lugares, los investigadores vieron a personas locales maltratando animales, poniendo en riesgo su salud y bienestar de la vida silvestre. Ellos observaron a las personas sosteniendo serpientes firmemente por el cuello y apretando los maxilares de caimanes cerrados con tiras de goma. En Puerto Alegría, los investigadores vieron un caimán enjaulado en una heladera quebrada, un pez buey muriendo en una piscina infantil y un residente alcanzando un tamanduá en la cara.



Los efectos sobre bichos perezosos son particularmente severos. Estos animales dóciles y delicados duermen hasta 20 horas al día en la naturaleza y el estrés causado por el tratamiento repetido por turistas hiperactivos puede ser muy perjudicial, dice el biólogo Neil D'Cruze, jefe de política de World Animal Protection y principal autor del informe. Monique Pool, especialista en perezas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, dice que cuando las perezas son manipuladas por extraños, su corazón late extremadamente rápido, lo que puede llevar a la muerte prematura.

Las leyes brasileñas y colombianas son claras: es ilegal remover cualquier animal de la naturaleza para mantenerse como animal doméstico y es ilegal mantener un animal salvaje sin licencia. En Perú, es ilegal ganar dinero con un animal salvaje cautivo. Pero las leyes no siempre se aplican, especialmente en el lado peruano del río. Incluso Puerto Alegría manteniendo animales salvajes en cautiverio, por ejemplo, nunca fue objeto de una invasión por las autoridades de la vida silvestre.


Los turistas tienen una ventana muy breve en esas actividades. Ellos vienen por una hora, toman fotos y luego van a casa. Los animales salvajes no parecen herir en esas actividades, entonces "el sufrimiento simplemente no puede ser registrado", afirma D'Cruze. Por eso, él dice que no es realista esperar que los turistas puedan identificar problemas de bienestar, especialmente cuando un guía turístico local está incentivando la actividad. Según él, la idea de que esta es una oportunidad única ayuda a suprimir las preocupaciones que las personas puedan tener.

Los medios sociales, como Instagram y Facebook, añaden otra dimensión. Renata Ilha, investigadora de Manaus con World Animal Protection, dice que los turistas quieren compartir fotos de sus experiencias exóticas - abrazando una pereza o ser enrollado en una sucuri. "Usted no sólo quiere ser aventurero", dice ella. "Usted quiere ser aventurero y mostrar al mundo que usted es aventurero". Cada vez que las personas comparten esas fotos en los medios sociales, anuncian una actividad que en la superficie parece inofensiva a su red de seguidores.



Artículo publicado originalmente en el sitio iPhoto Channel.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
NOTIFICAR UN ERRO

0 comentários:

Publicar un comentario

 
Copyright © 2010-2018 Resumo Fotográfico. Licencia.
Belo Horizonte, MG - Brasil