lunes, 20 de junio de 2016

11 formas de transmitir sensualidad en tus fotos

Brigitte Dee Fries

Todo aquello que es etéreo, aquello que no se toca, que no es extremo, o que se sitúa entre dos polos opuestos, suelen ser los temas más difíciles de fotografiar, porque ni es blanco ni negro, ni se puede tocar, ni es cuadrado ni redondo. Es una idea, y además una idea subjetiva, donde el mensaje no siempre es evidente y claro, es subjetivo y emocional… La sensualidad es uno de esos temas complicados, porque no es sexual pero tampoco inocente, es sugerente pero no evidente… En definitiva, ni es blanco ni negro, y a veces cuesta transmitir este tipo de mensajes sin inclinarnos a blanco o a negro

¿Cómo podemos transmitir sensualidad en nuestras imágenes?

Si bien un modelo no es la única forma de transmitir sensualidad, es cierto que la forma más común de hacerlo es a través de una persona, a través de las curvas del cuerpo, de la mirada, de la pose, de la ropa y del entorno.

1. Confianza

Es básico que la persona que fotografíes no se sienta incómoda, ni contigo ni con ella misma. Debe sentirse relajada y a gusto con el entorno, la ropa escogida, la pose, etcétera. Sólo si esa persona siente confianza plena en la situación (y en ti), podrás sacar su lado más sensual. Si hay algo que le incomode, sea de su propio cuerpo, del decorado, etcétera, debes intentar solucionarlo cambiando la pose, el entorno, etcétera. Recuerda la importancia de romper el hielo en cualquier tipo de retrato, pero más aún en uno tan íntimo. Procura conectar con la persona que vas a fotografiar antes de empezar, charlar, explicarle un poco la sesión, preguntarle qué espera ella o él de la misma…

2. Crea una buena atmósfera


Si fotografías a alguien de una forma tan íntima, lógicamente ésta persona debe sentirse bien, es difícil transmitir sensualidad con una mueca rígida de disgusto o nerviosismo en la cara. El cuerpo y las expresiones deben aparecer relajadas y confiadas. En definitiva, debe estar pasándolo bien . Puedes ayudarte con música, con un ambiente natural y un equipo fotográfico en general poco exagerado (sobre todo si la persona a la que fotografías no está acostumbrada a posar en esas circunstancias), cuanto “menos fotográfico” sea el entorno, mejor. Para ello puedes buscar localizaciones que ya dispongan de buena luz y no necesiten todo un arsenal de flashes para obtener buenas imágenes.

3. La pose

La pose de tu modelo debe ser sugerente pero a la vez relajada y poco forzada. Recuerda que hablamos de sensualidad, debemos sugerir sin mostrar, y debemos trabajar con un modelo a gusto consigo mismo, por lo que debe estar cómodo. Escenarios recurrentes para este tipo de fotografías sensuales son lugares donde el modelo puede recostarse de forma cómoda (camas, sillas, paredes, mesas…)

4. El rostro y La mirada

La mirada debe acompañar la pose, es decir, debe ser igualmente sugerente. Para ello es importante que la persona transmita seguridad y confianza en sí misma. Más allá del físico de cada uno, es esto lo que nos atrae de las personas, la personalidad es lo que nos empuja a pensar que una persona es atractiva, y esto puede expresarse físicamente a través simplemente de un gesto o una mirada.

En este tipo de retratos, el uso de maquillaje es común para realzar la mirada, los labios, etcétera, y tapar imperfecciones del rostro si procede.

5. Luz suave

O difusa, es la que más liga con este tipo de fotografías íntimas. No dejaremos de defender las maravillas de la luz natural Busca escenarios que, si bien pueden ser interiores, dispongan de una entrada de luz natural como puede ser una ventana, y procura jugar con esa entrada de luz. Puedes filtrarla, si es necesario, por unas cortinas claras que actúen de difusores. El poder de las ventanas en fotografía de retrato es maravilloso. Si no dispones de luz natural y necesitas usa el flash, procura utilizar difusores (paraguas o softbox) para suavizar y homogeneizar la luz.

6. Distancia Focal

Puesto que ser demasiado invasivo puede ser algo desagradable, te recomiendo que, si dispones de focales largas, las utilices. A través de este tipo de focales, no sólo podrás acercarte al sujeto sin hacerlo físicamente, sino que podrás jugar con profundidades de campo pequeñas, para poderaislar a tu modelo del fondo y darle consecuentemente mayor protagonismo. Si no dispones de distancias focales largas, prueba a empezar con planos generales e ir acercándote poco a poco al modelo para darle la oportunidad de aclimatarse y evitar que se incomode.

7. Los detalles

Los detalles son tan o más sugerentes que el todo. Unos labios, las curvas de una cadera, un torso, los hombros, la espalda, las piernas, etcétera, pueden funcionar como lo hace la esencia misma de la sensualidad. Sugieren un todo pero no lo enseñan, y dejan que la imaginación del espectador “rellene” la información que falta.

8. Complementos

Para añadir sensualidad a las imágenes, puedes ayudarte de complementos tales como lencería, sábanas, zapatos, collares y en general objetos asociados a la feminidad si fotografías a mujeres. Para hombres puedes utilizar ropa interior, camisas, tejanos… Dependiendo del carácter de cada persona que retrates, sus gustos y aquellos elementos que le hagan sentirse bien.

Asímismo, puedes utilizar estos elementos “decorativos” como un juego simbólico de sensualidad; unos zapatos de tacón estratégicamente situados, una pieza de ropa interior abandonada en una silla, etcétera.

9. Cuidado con el fondo

Asegúrate de que no hay objetos en el fondo que pueden echar a perder la ambientación. Todo aquello en lo que no reparamos puede echarnos a perder una gran imagen. Una bolsa del gimnasio al fondo, un marco de la puerta que sobresale de la cabeza de tu modelo, la lista de la compra o una foto de la comunión.  Asegúrate de que el fondo está “limpio” y si no es así, busca otro escenario, varía el encuadre o trabaja con pequeñas profundidades de campo para aislar a tu protagonista en la escena.

10. No te pases con el procesado

Si has conseguido una buena luz natural, difusa y tenue, has usado un maquillaje adecuado y buenos encuadres para evitar las posibles “imperfecciones”, seguramente el resultado de tus imágenes está muy conseguido y no necesites grandes retoques en la imagen. Lo ideal es que las imágenes respiren naturalidad y no abuses del procesado.

11. No pierdas la elegancia

La sensualidad sugiere de forma elegante, procura que tus imágenes no pierdan esa elegancia que la caracteriza, ya que es la línea que separa las fotografías sensuales de otro tipo de fotografías es, a veces, fina

¿Qué te parece? ¿Te atreves con una sesión cargada de sensualidad? Si es así, espero que aproveches alguno de los consejos que te he dejado a lo largo del artículo. Si lo has encontrado útil, por favor, compártelo. Gracias y hasta la próxima

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
NOTIFICAR UN ERRO

0 comentários:

Publicar un comentario

 
Copyright © 2010-2017 Resumo Fotográfico. Licencia.
Belo Horizonte, MG - Brasil